Lecciones personales aprendidas durante la pandemia

Este relato pretende ser un ensayo de lo que estamos viviendo, que sirva para la memoria permanente y del aprendizaje del ser humano. Una lección para la nueva sociedad que debemos construir, que nos oriente como trabajar a partir de ahora y del renacer como persona y profesional.

 «La nueva persona que quiero ser una vez que salgamos de esta pesadilla».

Así es como comenzaba mis memorias tras el primer mes desde que se decretara el estado de alarma y después de despertar del tremendo shock que nos impactó el confinamiento.

Todos hemos vivido de una manera muy intensa e incluso de forma dramática esta pandemia, a muchos les habrá afectado a nivel personal perdiendo algún familiar y que lamento profundamente. Yo lo he vivido intensamente, salía a trabajar cada día al hipermercado donde poníamos todo nuestro esfuerzo para garantizar la alimentación de cada uno de los ciudadanos, esa era nuestra misión diaria, y estamos orgullosos de haber podido lograr dicho cometido.

No obstante en esta publicación quería centrarme en compartir lo que he aprendido durante este confinamiento obligado, que quedará en mi memoria para toda mi vida. De nosotros depende que queremos aprender de ello, que vamos a transmitir a nuestros hijos/as, que vamos a cambiar y que vamos exigir a los gobiernos, empresas y sociedad en general.

“Porque no hay transformación, sino hay pérdida,

no hay transformación sino hay error y posterior rectificación,

no hay transformación sino hay voluntad.

No hay transformación sin aprendizaje”.

Alex Rovira.

Esta pandemia que vino de repente y nos pilló desprevenidos, ha cambiando radicalmente la vida que teníamos organizada y que por la falta de control e incertidumbre nos generó miedos, frustración , ira  y ansiendad.

Esto nos lleva a que en el futuro debemos aprender a convivir con estas situaciones, que parece ser se repetirán y por tanto debemos adquirir una serie de habilidades y competencias, también adoptar nuevas actitudes.

Desde mi vivencia durante la pandemia estas han sido las que yo he ido aprendido, seleccionando, en un entorno laboral, en un escenario en las primeras semanas donde las emociones estaban a flor de piel y los miedos sudaban por los poros de cada uno de nosotros:

  • Solidaridad y empatía con los más vulnerables.
  • Mantener la calma, rebajar la tensión y motivar.
  • No perder la sonrisa, a pesar de todo, es la mejor terapia.
  • No dejarse mover por la psicosis y el exceso de noticias todas ellas apocalípticas y duras. Exceso de información, muchas de ellas falsas y con sesgos cognitivos, por lo que es bueno parar un poco antes de tomar buenas decisiones.
  • Tener confianza, mantener la entrega, el compromiso y la positividad.
  •  Tomar decisiones aunque nos confundamos, rectificar rápido si nos equivocamos o bien por el cambio de la situación. El miedo paraliza las decisiones, y estas son más que nunca necesarias y urgentes.
  • Mejor hacer grupos de trabajo, distribuir las responsabilidades, son peores las medidas sólo centralizadas, estas son más lentas, alejadas de la realidad y falta de entendimiento por los demás. Es imposible llegar a todo y además desmotivan al resto por la falta de escucha. 
  • Como en las películas, necesitamos héroes y líderes, no villanos. No estar en modo de queja constante, señalar culpables o lanzar mensajes catastrofistas. Tratar de controlar a estas personas porque contagian el sentimiento del resto.
  • Tener resiliencia y pensar que se alcanzará finalmente el objetivo.
  • Es muy importante comunicar de manera eficaz, que todo el mundo lo entienda. Esfuerzo en Comunicar, comunicar, comunicar .
  • Evitar el exceso de información no necesaria o no relevante, está confunde, nos resta tiempo y energía para lo importante y urgente.
  • Mantener la unidad, el compromiso, para eso hay que dar también protagonismo a todos.
  • Hay que elegir entre el papel de líder, o sino dar el máximo de cada uno de nosotros, todo lo bueno que sabemos hacer y no escoger el papel de la queja, el de derrotista o la inacción.
  • No abusar de las videoconferencias para hacer reuniones a diario que pudieran ser sustituidas por un correo. Se han puesto muy de moda, pero las reuniones limitan el tiempo para decidir y actuar.

Para acabar me gustaría que reflexionaras, ¿cuales ha sido tus vivencias y aprendizajes?, ¿qué nos recomendarías desde tu experiencia ?.

Me encantaría conocer tu opinión en los comentarios de la publicación y si conoces a quien le pueda interesar, compártelo.

 

Espero que haya sido de tu interés este artículo. Si te interesa la gestión empresarial y la transformación digital, te invito a leer mis publicaciones  y para que estés siempre informado haz click un poco más abajo en el icono seguir.

Autor: Carlos Martín de Prado

Mi nombre es Carlos Martín, soy Controller de Negocio, formador en Finanzas, analítica de datos, herramientas Digitales, y otras.

Comparto todo mis conocimientos en este blog.

¿Te gustó este Post? Compártelo en tus Redes Sociales

Compártelo en Twitter
Compártelo en LinkedIn
Compártelo en Facebook

“Las oportunidades siguen ahí fuera. Destaca  como un gran profesional gracias a tus competencias digitales y capacidad analítica”.

Artículos Destacados

No te pierdas mis publicaciones:

Suscríbete a mi blog clicando aquí

El aumento de los clientes digitales es claramente "una oportunidad para las empresas y trabajadores que se adapten rápidamente"

Comentarios del post - Anímate y cuéntame qué te ha parecido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *